5 películas para ver en Qubit.tv (junio 2017)

1) Dogville
2) Lolita
3) Magnolia
4) Vértigo
5) Moonrise Kingdom

Muchos saben que veo películas hasta que me sangran los ojos y que todos los domingos publico aquí mis recomendados de Netflix. Pero pocos conocen las otras plataformas a las que accedo para ver películas en streaming legal, soy pésima pirata. Qubit.tv es una de ellas. Y es latinoamericana (Argentina).

Desde agosto del 2016 soy usuaria y he visto grandes títulos ahí, especialmente de cine clásico, de rarezas de distintos países y de estrenos que llegan recién de la pantalla grande. Por otra parte, me encanta porque tiene ciclos por directores y me puedo quedar haciendo maratones por horas usando como referencia mi biblia personal: IMDB.

Se me ocurrió que quizá ustedes, al igual que yo, buscan otras alternativas para ver películas sin necesidad de que se les abran mil ventanas llenas de virus y me pareció un plus para conectarme con los lectores argentinos del blog, que son bastantes.

Esta nueva sección se publicará cada mes con 5 recomendados para que se antojen. En junio me enfocaré en películas de algunos de mis directores favoritos porque tenía que empezar por aquellos que han marcado mi existencia.

Si les gusta la idea, tienen alguna sugerencia, pregunta, comentario o simplemente quieren decir ‘hola’, me pueden escribir a lorenamachadofiorillo@gmail.com

Mis recomendados de junio de Qubit.tv son:

dogville_poster

Dogville / Lars Von Trier / 2003

Lars Von Trier tiene un altar de la adoración para mí porque todo lo que hace me sacude. Creo que la primera película que vi de él fue “Dancer In The Dark” (Bailarina en la oscuridad, 2000) y desde ahí me obsesioné con su cinematografía. No niego que algunas de sus películas son largas y difíciles pero su ambición por la imagen a la par del guión lo convierten en uno de mis cineastas favoritos vivos. Además, hace lo que le da la gana.

Antes de cualquier cosa les digo que “Dogville” no es una película para ver en piloto automático. Necesita de sus 5 sentidos, de que no estén lidiando con una resaca y tengan tres horas de su tiempo para no verla por pedazos porque tiene un prólogo y nueve capítulos. Si creen cumplir los requisitos, verán una joya.

Grace (Nicole Kidman) huye de unos gánsters y se refugia en el pueblo de Dogville, localizado al lado de una mina abandonada. Sus habitantes son personas aparentemente honradas que viven en armonía y cuando ella llega le dan dos semanas de prueba para que se gane su confianza ayudándolos con sus labores cotidianas. Al cumplirse el plazo, el pueblo vota a su favor y Grace se queda a vivir ahí sin la sospecha de que empezaría su gran pesadilla, caracterizada por la humillación.

Desde que Von Trier nos presenta Dogville lo hace como si fuera un escenario propio del teatro, donde los límites entre las casas están señalados con una línea blanca y eso nos obliga como espectadores a fijarnos en las relaciones que se tejen entre los personajes. Von Trier entrega escenas perfectas e irritantes para ayudarnos a perder la fe en el mundo. No salgan corriendo.

Microgestos que harás cuando la veas:

dogville_gif

lolita_poster

Lolita / Stanley Kubrick / 1962 

La única forma de llevar al cine un libro tan controversial como “Lolita” de Vladimir Nabokov era añadiéndole dos años a la protagonista y cuidar los detalles para que el público de los sesenta no se escandalizara y los distribuidores no se echaran para atrás. Él mismo escribió el guión de la película para que no fuese censurado. De ahí, el afiche.

La historia del hombre de mediana edad que se obsesiona sexualmente con una niña de 12 años es en pantalla menos carnal que en las páginas. En la “Lolita” de Stanley Kubrick las cosas son más sutiles, tienen una estructura diferente y yace el interés por crear suspenso desde la primera escena. Filmada en blanco y negro y con un sólido reparto, la película es de aquellas que mi mamá decía que yo debía ver y que ahora yo les digo que lo hagan.

“Lolita” tiene tres personajes principales: Humbert (James Mason), Lolita (Sue Lyon) y Clare Quilty (Peter Sellers). Un triángulo amoroso retorcido, marcado por la muerte de la madre de ella y por el amor enfermizo de cada uno. Kubrick refuerza la oscuridad de sus personajes por medio del humor y secuencias inolvidables que dicen más de ellos que sus propias palabras.

Microgestos que harás cuando la veas:

lolita_gif

magnolia_poster

Magnolia / Paul Thomas Anderson / 1999

Las películas centradas en hacer profundas reflexiones sobre el sentido de la vida suelen ser muy aburridas, exigen mucho café o una siesta previa. En sus 188 minutos “Magnolia” es la excepción a la regla. Un narrador, ayudado por un magnífico montaje, nos introduce en tres relatos independientes para atarlos rápidamente a las cuchucientas historias de nueve personajes cuyo vínculo es la coincidencia y aferrarnos a ellas como un niño a su juguete preferido.

Pensar que “Magnolia” es la tercera película de Paul Thomas Anderson, quien tenía 29 años en el lanzamiento, los llevará a decir “no he hecho nada con mi vida”. Y sí. Estamos frente a uno de sus mejores títulos como director, en el que explora la fatalidad del destino, los remordimientos, la locura de la televisión, la rendición del padre, la búsqueda del perdón y los estrepitosos movimientos de cámara.

Un relato coral donde los actores – Julianne Moore, Tom Cruise, Philip Seymour Hoffman, Melora Walters, Philip Baker Hall, John C. Reilly, William H. Macy, Jason Robards, Jeremy Blackman – exprimen su talento para trasladarnos al lecho de la muerte de sus personajes o a ese momento crucial en el que su vida se transforma significativamente.

Bárbara la interpretación de Tom Cruise, nunca se le ha visto mejor que como Frank T. J. Mackey. Anderson, tremendo guionista. Lo de las ranas, uffff.

Microgestos que harás cuando la veas:

magnolia_gif

vertigo_poster

Vértigo / Alfred Hitchcock / película / 1958 

Desde que tengo memoria hago maratones de directores. Recuerdo cuando iba con mis papás a Blockbuster y elegíamos las películas que íbamos a ver. Era todo un ritual. Mi mamá prefería los dramas, mi papá los westerns y mi yo más pequeña las de “muñequitos”. Siempre había un domingo en el que me hacían explorar la filmografía de los que ellos consideraban los maestros del cine. Con Alfred Hitchcock fue así y cuando vuelvo a él siento que vuelvo a casa.

Si bien “Psycho” (Psicosis, 1960) es su película más famosa, “Vértigo” me sigue sorprendiendo, no importa cuántas veces más la vea y me sepa de memoria el final. Lo primero que sabemos es que el detective John “Scottie” Ferguson (James Stewart) sufre de acrofobia, miedo a las alturas. Pareciera ser un detalle introductorio, casi un dato curioso, pero en las películas de Hitchcock todo está conectado y eso le va a pesar al personaje mucho más adelante cuando ustedes descubran el secreto que yo no les voy a soplar.

Scottie, retirado de su oficio, acepta el trabajo que le ofrece un viejo amigo: vigilar a su esposa Madeleine (Kim Novak), quien parece estar poseída por el espíritu de su bisabuela y tiene ideas suicidas. Mientras la persigue por San Francisco y sigue sus rutinas, Scottie se enamora de ella, la idealiza y la convierte en su obsesión hasta el punto de amoldar a otra mujer, Judy, a vestirse y comportarse como Madeleine. “Vértigo” es un claro de ejemplo de la mirada de Hitchcock hacia las mujeres en la que existe un fetichismo por las rubias, los peinados impolutos y los vestidos ceñidos, y se las tilda de ser supuestamente inmaculadas pero traidoras y manipuladoras y, por tanto, merecedoras de un castigo.

Recuérdenme en las escenas del hotel con ese hermoso letrero neón ❤

Microgestos que harás cuando la veas:

vertigo_gif

moonrise_kingdom_poster

Moonrise Kingdom / Wes Anderson / película / 2012 

Como les he dicho, he visto todas las películas de Wes Anderson. Hay unas que me encantan hasta la obsesión y otras que detesto porque son flojas. “Moonrise Kingdom”, como “The Royal Tenenbaums“, “Rushmore” y “Fantastic Mr. Fox“, hace parte del primer grupo. Recuerdo que cuando la vi en cines la primera vez fui con el novio de ese momento y nos reímos mucho porque amamos la torpeza de los personajes y su parecido con Sam. Ahora que la repetí en Qubit.tv me sigue gustando igual.

Además de la estética, de Anderson me fascina la manera en que inventa mundos con sus propias reglas, donde los niños son adultos miniatura, atraviesan procesos emocionales complejos y tienen familias disfuncionales. “Moonrise Kingdom” ocurre en 1965 en la isla ficticia de New Penzance y goza de todos los elementos que han hecho famoso a Anderson: la obsesión por el encuadre, la reincidencia de actores, la dirección de actores infantiles, la excentricidad.

Esta historia de amor entre Suzy Bishop (Kara Hayward) y Sam Shakusky (Jared Gilman), dos niños de 12 años extremadamente inteligentes e impopulares, habla de esa etapa aún inocente de creer que el amor puede con todo. Luego de intercambiar cartas durante meses deciden escaparse juntos, lejos del grupo de scouts del que él es miembro y lejos de la insoportable familia de ella. Mientras están viviendo su pequeño y corto idilio, los persigue el jefe de la policía (Bruce Willis), los padres de Suzy (Bill Murray, Francis McDormand), el líder de los scouts (Edward Norton) y la tropa de scouts.

Los niños protagonistas lo son todo.

Microgestos que harás cuando la veas:

moonrise_kingdom_gif

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s