Película: Nerve, un juego sin reglas (2016)

Poster_Nerve_70x100 (FINAL)

Nerve: un juego sin reglas / Henry Joost, Ariel Schulman / 2016 / ★★★☆☆

No le tenía fe a esta película pero una amiga que ya se la había visto me arrastró al cine jurándome que no me iba a arrepentir (en parte porque está tragada del protagonista, pero eso es otra historia). Después de verla puedo decir que estamos frente al nuevo The Hunger Games (como todos saben, soy mega fan de esa saga y no hay nadie que me haga cambiar de opinión, excepto por ese final insulso). Y ahí es que entro en discusión con varias personas porque siento que subvaloran las películas que están dirigidas a público adolescente. ¿Acaso las nuevas generaciones no necesitan películas que hablen de ellos? ¿Acaso por eso tienen que ser malas? Algunos tuvieron Clueless, otros tuvieron Dazed and Confused, otros tuvieron Mean Girls…Todas películas sobre adolescentes. Todas películas de culto.

Nerve se desarrolla, por supuesto, en la dinámica del high school. Hay porristas, jugadores de fútbol americano, weirdos y nerds. Lo chévere del asunto es que todos se involucran en un juego online llamado Nerve donde los likes y el número de vistas determinan quién domina la partida. Vee (Emma Roberts), una chica tímida e insegura, se apunta al juego luego de que Sidney (Emily Meade), su mejor amiga, le dice que ella no toma riesgos. El juego tiene dos modalidades: eres jugador o eres observador. Los observadores pagan por ver a los jugadores. A los jugadores, los observadores les dan retos (para los que crecimos en los 90s, es algo así como la verdad o se atreve) que deben cumplir para recibir dinero en su cuenta bancaria. Entre más peligroso el reto, más dinero se recibe. Si un jugador falla o rechaza el reto, pierde el juego y todo el dinero ganado. Vee se apunta como jugadora y en el camino conoce a Ian (Dave Franco), un competidor que la lleva a ir más lejos de lo que ella iría.

Nerve explora los alcances enfermizos del social media y el deseo por la “fama” instantánea con una cámara que ama a Emma Roberts y a Dave Franco. Es interesante ver cómo los guionistas dibujan las dinámicas del mundo adolescente, en el que los clics son los que influyen en la popularidad y motivan a hacer cualquier cosa por obtenerlos. La película habla de la fragilidad de la identidad, de la pérdida de privacidad y de la era digital como centro de nuestras vidas.

Buen retrato de lo que es ser millenial.

Veredicto: Con Nerve pasé un buen rato, me distraje, volví a ver a Poussey de Orange Is The New Black  😥 y boté muchas babas. Si tienen menos de 21 años, un corazón adolescente o ninguna prevención con este tipo de películas, la película está muy bien hecha y se van divertir. Si no es su caso, véanla un domingo o en un día de lluvia.

Lo que más me gustó: La edición, el ritmo, la música, la capacidad para evidenciar cómo se relacionan los jóvenes hoy y, cof cof, obviamente…

SittingOnMyCoolBike

DAVE FRANCO

Lo que menos me gustó: El final. Me pareció ridículo. Aunque es predecible me hubiera gustado que terminara más oscura y menos rosa porque tenía material para hacerlo.

Dónde y cuándo verla: En cines colombianos, a partir del 1 de septiembre. También está en el catálogo de Netflix Latinoamérica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s