¿Qué ver en Netflix? (5 – 11 junio)

1) Nymphomaniac
2) The Wolfpack
3) Copenhagen

///

Aprovechando que es puente en Colombia y que muchos como yo sienten estos días muy Netflix, les traigo tres recomendados que son buenísimos para no pararse de la cama y dejarla todo el día sin tender.

Espero que sigan viendo Bloodline porque es mi dosis diaria de suspenso y me tiene pegada al televisor.

Si es la primera vez que me lees, te hago un resumen rápido: cada domingo a las 8:00 p.m. publico en este blog tres recomendados (series, películas, documentales, cortos) para ver en Netflix. Yo entiendo como recomendado algo que a mí me gustaría repetir y más allá de si te gusta o no, me interesa que hablemos sobre el impacto que te causó. Me puedes escribir por aquí, a mis redes sociales o a lorenamachadofiorillo@gmail.com Es muy bonito cuando el cine nos une, así nuestros gustos sean distintos.

Arranquemos:

nymphomaniac_poster

Nymphomaniac Vol. 1 y Vol. 2 / película / 2013

Si te gusta Lars Von Trier, levanta el control del televisor y ¡comiénzala ya! Si no sabes quién es, date una oportunidad. Sé que verla toda de un tacazo (dura 5 h y 30 min) te obligará a pedir domicilio y a perder una porción de tus nalgas pero que puedas ver el volumen I y II seguidos es algo que pocos han hecho. Sería tu Récord Guinnes.

Cuando esta película llegó a cartelera colombiana a mí sí me tocó verla dividida. Sentí que se perdía mucho la intención del director y que me tocaba preferir la primera sobre la segunda. Ahora que está en Netflix la pude ver de corrido y la sensación es otra. Igual si tú necesitas un break entre una y otra, nadie te está juzgando. Lo importante es que la veas el mismo día para que no le pierdas el hilo y quede en tu memoria como una sola obra.

Nymphomaniac o Ninfomanía es la última película del director danés, Lars Von Trier, que fue estrenada en el Festival de Cine de Berlín con afiches que mostraban a sus actores teniendo orgasmos de distinta intensidad:

nymphomaniac_character_poster

En la película se aborda la historia de Joe (Stacy Martin / Charlotte Gainsbourg), una niña que que se vuelve esclava del deseo desde muy pequeña y a medida que crece necesita de experiencias más fuertes para satisfacerse. Ella misma se define ninfómana como una rebelión contra el amor.

Con Ninfomanía, Von Trier concluye su “Trilogía de la depresión” {Anticristo (2009), Melancolía (2001) son sus películas anteriores} y aunque no es una saga como Harry Potter en la que tienes que ver las anteriores para entender, sí le transfirió a sus personajes femeninos el dolor y la culpa. A algunos les parecerá un poco fuerte pero a mí lo que más me gustó fue la forma en que se exhibe la sexualidad femenina y la vulnerabilidad.

Mis favoritas de Von Trier: Dogville y Anticristo. ¿Las han visto?

Microgestos que harás cuando la veas: 

nymphomaniac_gif

the_wolfpack_poster

The Wolfpack / documental / 2015 

Este documental, dirigido por Crystal Moselle, fue mi favorito del año pasado y se lo recomiendo a todo el que me encuentro. La historia es tan frita que uno duda mucho de que sea real. Pero lo es.

Siete hermanos (seis hombres, una mujer) son confinados en un apartamento de Manhattan por sus padres durante 14 años y la única forma en que aprenden sobre el mundo exterior es por medio de la colección de más de 5.000 películas que hay en la casa. Su padre, Óscar, deja la puerta con llave y la lleva consigo. Su madre, Susanne, los educa en casa. Ambos decidieron que no querían que sus hijos estuvieran expuestos a las drogas, al crimen y a la socialización negativa, así que optaron por no hablarle a nadie. Muchos de sus vecinos ni siquiera sabían que existían hasta que se estrenó con éxito el documental en el Festival de Cine de Sundance.

En este universo del que son presos, los hermanos Angulo recrearon con disfraces los personajes de las películas que más les gustan: El Padrino, Reservoir Dogs, Pukp Fiction, The Dark Night, Robocop, Double Indemnity, I Heart Hukubees. Se saben al derecho y al revés los diálogos y la imaginación es su gran aliada en ese apartamento de cuatro cuartos que opera como cárcel.  Todo cambió cuando Mukunda, uno de los hermanos, decide romper las reglas y salir con una máscara de Michael Myers para que su papá no lo reconozca. Paulatinamente los demás hermanos empiezan a salir y la dinámica familiar se trastoca. Hoy, después del recibimiento del documental y años de anonimato, son celebridades.

Creo que The Wolfpack es una pieza maravillosa del cine y que la directora fue brillante en encontrar esta historia y profundizar en ella. A lo hermanos los encontró de casualidad cuando se los topó por las calles de Nueva York y le llamó la atención el look de pelo muy muy largo y gafas oscuras. Los persiguió por pura intuición y ellos se quedaron deslumbrados cuando Crystal les contó que era cineasta. Ella se ganó la confianza de ellos y de la mamá para poder grabarlos. Como los hermanos Angulo usaron el cine como su escape durante tantos años, que ella estuviera justo ahí deseando contar su historia fue un sueño hecho realidad.

Véanlo ya.

P.D.: La primera vez que los hermanos de The Wolfpack salieron del país fue para venir a Colombia como invitados de IndieBo, el Festival de Cine Independiente de Bogotá. Colombia representa el primer sello en su pasaporte. Bacano ¿no?

Microgestos que harás cuando lo veas: 

the_wolfpack_gif

copenhagen_poster

Copenhagen / película / 2013

Hay veces que estoy tan atareada y con la cabeza a punto de explotar que lo único que quiero ver es un drama romántico que me saque de la realidad.Una amiga me había recomendado esta película hace poco y en una de estas noches de agotamiento mental le di playponiendo toda mi esperanza en ella y en el actor Gethin Anthony, que hacía de Renly Baratheon en Game of Thrones.

Copenhagen está bien para ese estado de ánimo. Es linda pero no del todo rosa. Dudé en ponerla acá porque trato siempre de recomendarles cosas que los sacudan mucho pero siento que también es importante tener buenas opciones que no sean muy exigentes con nuestros cerebros y sigan valiendo la pena. Es rico desconectarse y ver algo que nos deje tranquilos.

Esta película es la historia de amor que se da entre William (Gethin Anthony), un joven de 28 años, y Effy (Frederikke Dahl Hansen), una niña de 14, mientras él busca a su familia paterna en Copenhague. Él es inmaduro, grosero, infantil; ella no. Su encuentro es el típico entre un turista y una local pero lo que los mantiene a flote es una extraña atracción que ninguno puede poner en palabras. Me acuerda mucho de la vez que estuve tragada de alguien 10 años mayor que yo y que (inconscientemente) me hacía ir a la biblioteca cada vez que mencionaba un autor que no conocía. Uno de esos amores platónicos por los que todos hemos pasado y que hicieron un quiebre en nuestro crecimiento.

De Copenhagen me gustó ver algo que no juega a lo seguro, es franca e inquietante. También, la descripción de sus personajes, la interpretación tanto de Gethin como de Frederikke y la fotografía que permite que la ciudad adquiera protagonismo con sus casas de colores y sus anchos canales.

¿Será que el amor tiene edad? Juzguen ustedes.

Microgestos que harás cuando la veas: 

copenhagen_gif

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Abadía Vernaza dice:

    Es un comentario muy subjetivo, partiendo de la sensiblería que he podido llegar a desarrollar. O lo que sea. Hace mucho tiempo he querido ver Ninfomanía pero francamente me ha dado miedo, y estoy seguro que me llenaría de estupor. Hace unos meses, traté de ver Hot Girls Wanted y la consternación fue absoluta. No vi más de media hora. No fui capaz. Una película como Ninfomanía en este momento de mi vida me da mucha vaina, y sabiendo que hace un par de años no fui capaz de terminar Anticristo, creo que mucho más. Ahí me quedo.

    Le gusta a 1 persona

    1. lorenamafi dice:

      Yo vi Hot Girls Wanted. Qué te pasó? Qué experimentaste? Por qué no pudiste seguir? Ninfomanía es bien fuerte si estás en ese mood.

      Me gusta

      1. Abadía Vernaza dice:

        Una mezcla de estupor, con mucho asco, y un sentimiento de culpabilidad por consumir un producto que muchas veces desnaturaliza el sexo, la mujer y las relaciones. Una especie de vergüenza. No digo que condeno ahora la pornografía, pero en ese momento que había algo en medio de todo que me incomodaba. Vale para quien la quiera consumir, yo a veces también lo hago otra vez, pero sentí que había un sentido de responsabilidad de esa desnaturalización.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s