¿Qué ver en Netflix? (10 – 16 abril)

1) Blackfish
2) Flipped
3) Oldboy

///

Desde el domingo pasado empecé a recomendar en este blog películas, series o documentales de Netflix que creo deberían ver y luego contarme qué les parece. Las publicaciones serán todos los domingos a las 8:00 p.m. para que estén pendientes. ¿Vieron alguna de mis recomendaciones de la semana pasada? ¿Les gustaron? ¿Votaron por su favorita?
Aquí van las de esta semana:

blackfish

Blackfish / documental / 2013

La primera vez que fui a SeaWorld tenía 17 años pero en el fondo mi yo que fue allá tenía 10. Me parecía impresionante, un paraíso. Nada me molestaba ni siquiera cuando en el show principal un payaso (odio los payasos) al que no le estaba poniendo atención me hizo la típica broma de sacarme del escenario. La segunda vez también la pasé bien y todavía me asombraba por los trucos de Shamu, por su presencia.

Después de ver este documental no sé si volvería allá.

¿Ustedes han ido a SeaWorld? ¿Les gustan las orcas? ¿Les gustan sus shows? ¿Saben sus verdaderas condiciones? ¿Que sufren de traumas psicológicos? ¿Que han matado a sus entrenadores? ¿Que SeaWorld ha hecho todo por esconderlo? Yo no estaba al tanto y saberlo fue como desbaratar a ese yo de 17, a esa primera vez en la que aplaudía como loca a Shamu cuando tiraba agua al público.

Blackfish, que fue estrenado en el Festival de Cine de Sundance, hizo replantearme mis visitas a SeaWorld. El problema con los animales que tienen tanta publicidad por su belleza (piensen en el oso panda, en el delfín, en el pingüino, en la orca) con los que no (piensen en la hiena, en la tortuga matamata, en el topo, en el pez borrón) es que el mensaje que nos venden se “justifica” por su ternura o su gracia. ¿O creen que los niños que van a estos parques temáticos son conscientes de que el animal está sufriendo cuando hace alguna acrobacia?

Con un tono absolutamente de denuncia, la directora Gabriela Cowperthwaite sigue la historia de la orca Tilikum para mostrarnos de dónde nace su agresividad y por qué estuvo involucrada en la muerte de tres personas. Un documental para abrir los ojos y, de pronto, para no volver a SeaWorld.

Posición recomendada para verlo:

giphy (3)

flipped

Flipped (Mi primer amor) / película / 2010 

Esta es una chick flick. Si les empalagan las historias de amor creo que no será para ustedes porque esto es romance de principio a fin. Es como si Britney y Justin jamás hubieran terminado o Marissa Cooper estuviera viva y siguiera al aire The O.C. para verla con Ryan. El drama-comedia del mismo director de When Harry met Sally, Rob Reiner, tiene una ventaja frente a otras películas del género: está muy bien contada y el casting juvenil es intachable.

Narrada tanto del punto de vista de él -Bryce Loski (Callan McAuliffe)- como del de ella -Juli Baker (Madeline Carroll)- es muy fácil engancharse e identificarse a partir de las primeras escenas porque la mayoría de nosotros tenemos entre nuestro historial un amor adolescente tortuoso que jamás nos respondió las cartas. Eso sí, no hay sexo, alcohol, drogas, porristas ni otros clichés de las escuelas gringas. Todo es inocente, cursi. La escena más gore es la de una serpiente comiéndose un huevo, y eso lo hemos visto cientos de veces en National Geographic y Animal Planet.

Flipped nos muestra la forma tan distinta que desde pequeños tenemos las mujeres y los hombres de pensar y sentir una misma relación, de cómo ella sabe que es amor y él no está tan seguro, de cómo cuando él está seguro ella duda. Flipped es dulce y optimista, y les removerá alguna parte por muy robot que uno sea.

Posición recomendada para verla:

giphy (6)

oldboy

Old Boy / película / 2003 

Si hacen parte de la población que no ha visto esta película, por favor, dejen todo botado y véanla ya. Es una de mis favoritas. De su director Chan-wook Park o Park Chan-wook o como le quieran decir (nadie se pone de acuerdo) he visto cuatro películas más y me obsesiona cómo puede narrar la violencia y el amor de manera tan visceral. ¡Hermoso coreano!

No se frenen por la sinopsis de Netflix (¿cuántos de ustedes no han dejado de ver alguna serie o película por esas sinopsis?) y denle play a la historia de Oh Dae Su, un hombre al que secuestran y encierran durante 15 años en un cuarto donde cada noche le rocían valium en gas mientras ponen música. Sin saber quién lo tiene ahí, la rabia lo consume entre que cambia el canal de la televisión y le pega a las paredes hasta hacer sangrar sus nudillos. Esa locura (muchísimo mayor a la de las mujeres cuando tenemos PMS) lo llevará a buscar a su captor para vengarse y someterlo a unas torturas que se terminan por disfrutar.

Cuando uno cree que ya lo ha visto todo, todavía le falta una escena más retorcida que la anterior. Parece el resultado entre lo mejor de un mito griego, una canción de metal y un videojuego. 

Gran guión, marcado por suspenso y violencia, y violencia y violencia.

Posición recomendada para verla:

giphy

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s