Laura Bates y el sexismo cotidiano

Laura Bates. Imagen tomada de totally4women.com
Laura Bates. Imagen tomada de totally4women.com

Caminar por la calle con la ropa que quiero se ha vuelto difícil, especialmente si voy sola. Los vestidos -mis favoritos- se han guardado en el armario y reaparecen cada vez que estoy segura de mi ruta, de mis encuentros, de mi compañía. Sin quererlo, el pantalón se convirtió en un aliado transitorio, que sirve para evitar las chifladas y los besos de desconocidos tirados al aire muy cerca al oído. Aunque a veces esa táctica no funciona, salir en pijama, con sudadera, con un abrigo roído o una bufanda que asemeje una burka, tampoco. No importa la prenda. Las palabras, que los hombres creen cumplidos, se estancan ahí y son miedo.

Detesto verme condicionada por ser mujer y por ese deseo de querer expresar mi identidad a través de lo que uso. Algunas me dirán que no les pasa o que se hacen las sordas, pero cualquiera puede admitir que en algún momento usted o una amiga se ha sentido frágil y vulnerada, y ha maldecido por eso o se ha echado la culpa. Después de experimentar una serie de incidentes sexistas, la activista y actriz inglesa Laura Bates creó la página web The Everyday Sexism Project para documentar los testimonios de miles de mujeres (y hombres) que día a día batallan contra la desigualdad de género.

De su proyecto publicó un libro homónimo, que usted puede conseguir en Amazon, y que recopila la mayoría de historias que la gente ha escrito en el portal. Como la de Julia, a quien su profesor silenció en clase por el hecho de ser rubia, o como la de Ari, que reclama poderse poner la ropa que ella quiera en verano sin tener que escuchar obscenidades cuando sale a la calle.

Hablé con Laura sobre este movimiento que ha impulsado gracias a los clics.

¿Cuándo comenzó The Everyday Sexism Project y cómo funciona?

El proyecto empezó en abril de 2012 y funciona muy simple. Las personas escriben un testimonio sobre cualquier caso de desigualdad de género y lo publican. Hemos recogido 80.000 testimonios de personas de todo el mundo y juntos demuestran el grave impacto de la desigualdad de género en todas sus formas.

¿Tuvo malas experiencias que la motivaron a crear el blog?

En el espacio de sólo una semana, fui seguida a casa por un hombre que me hacía propuestas sexuales y se negaba a aceptar un no por respuesta, fui manoseada por otro hombre en el bus y gritada por numerosos hombres en la calle. Eso me hizo caer en cuenta de cuántos incidentes similares de acoso sexual y asalto había experimentado en los últimos años pero yo simplemente había aceptado como “normal”.

¿Por qué una website?

Cuando traté de hablar sobre el problema, la gente me decía que el sexismo ya no existía más, que las mujeres gozan de igualdad y que yo estaba haciendo un escándalo por nada. Un sitio web es la forma más fácil de unir tantos testimonios como fuese posible de mujeres de diferentes orígenes, y de difundir la palabra para demostrar que el problema existe y sigue siendo grande.

¿Entonces por qué decide convertir el proyecto en un libro?

Primero, siento que el libro me permitía difundir el mensaje a un público aún más amplio, sobre todo a aquellos que no habían llegado al proyecto en línea. Yo también estaba muy emocionada de que el libro me ayudara a explorar algunos de los temas recurrentes que se han presentado en las decenas de entradas, como la discriminación en el trabajo y el sexismo en la política. Y tenía muchas ganas de acercarme más a cómo las entradas del proyecto existen en un espectro y cómo estos asuntos tan diferentes están completamente interconectados.

Everyday Sexism de Laura Bates
Everyday Sexism, libro de Laura Bates

Arrancó como un desahogo entre amigas y ahora recibe cientos de entradas por día…

¡Sí! Yo no tenía fondos u otros medios para crear conciencia sobre el tema, más allá que las redes sociales, así que pensé que alrededor de 50 o 60 mujeres añadirían sus historias. En lugar de eso, 80.000 fueron escritas por personas de todo el mundo. El proyecto pronto comenzó a estar en los titulares, empezando por la prensa del Reino Unido y luego los medios internacionales, desde el New York Times hasta el Times de India. Como el interés en el proyecto crecía, tuve la oportunidad de ir más lejos de lo que había imaginado, de trabajar con los políticos y las fuerzas de policía para hablar en las Naciones Unidas sobre Everyday Sexism.

¿Conoce si el proyecto le cambió la percepción a alguien?

En primer lugar, hemos planteado un enorme conocimiento del problema al lograr logrado una amplia cobertura de la desigualdad de género en toda la prensa internacional, con millones de visitantes a la página web, 200.000 seguidores en redes sociales y sucursales en 18 países en todo el mundo.

En segundo lugar, hemos oído de un sinnúmero de mujeres que han denunciado el asalto a la policía, o la discriminación laboral a su empresario, como consecuencia directa del proyecto, al sentirse apoyadas y capaces de hablar. También hemos escuchado de hombres que han cambiado su comportamiento y han empezado a abordar otros.

En tercer lugar, hemos trabajado con la Policía de Transporte Británica para utilizar las entradas del proyecto para abordar directamente los delitos sexuales en el transporte público de Londres, lo que lleva a un aumento del 40% en los informes y la detección de los delincuentes.

Hemos usado las entradas del proyecto para hablarles a los políticos sobre lo que las mujeres están experimentando, ayudándoles a tomar decisiones que tengan un impacto positivo y ayuden a reducir el sexismo. Y hemos trabajado en las escuelas y universidades para educar a los jóvenes acerca de las relaciones sanas y el consentimiento sexual.

Por último, el proyecto se ha utilizado en el trabajo del Consejo Europeo, e incluso dio lugar a una sesión sobre Everyday Sexism, celebrada en las Naciones Unidas. Así que hay un montón de maneras en las que ha tenido un impacto positivo directo en la vida de las personas.

No se trata de los hombres frente a las mujeres, se trata de las personas frente a los prejuicios.

¿Por qué considera que las mujeres son más frágiles al momento de experimentar situaciones de inequidad?

Creo que las mujeres son más propensas a experimentar la desigualdad de género debido a la naturaleza patriarcal de nuestra sociedad, cultural, profesional, económica y políticamente. Lo que significa es que el problema está arraigado en la estructura y el tejido de nuestro mundo. Esto no quiere decir que las mujeres son más débiles, y no es tan simple como decir que todas las mujeres son víctimas. De hecho, muchos hombres experimentan problemas como resultado de sexismo también. No se trata de los hombres frente a las mujeres, se trata de las personas frente a los prejuicios.

En su proyecto, los hombres también pueden escribir. ¿Cuáles son los temas principales que abordan?

Los hombres jóvenes describen la presión para ajustarse a una visión social muy estereotipada de la masculinidad, que puede incluir la intimidación por mostrar sus emociones o la elección de tomar temas como el arte o la danza, que se consideran insuficientemente ‘varoniles’. De los hombres adultos escuchamos en su mayoría historias de negaciones del permiso laboral en el trabajo, o la lucha contra las ideas estereotipadas sobre su capacidad de crianza de los hijos.

¿Cuándo Laura Bates, la actriz, se transformó en una feminista? ¿Necesitamos del feminismo?

Yo tenía un montón de audiciones donde los castings se caían por mi apariencia, por los grandes que eran mis pechos y por lo estrecha que tuviera mi cintura. No me decían nada en absoluto sobre mi carácter. Iba a las audiciones y me decían que me tenía que quitar el top. Frecuentemente las historias eran sexistas, en especial las de publicidad. Esto fue parte de mi proceso para llegar al feminismo porque hizo que reflexionara acerca de la estereotipada visión que los medios de comunicación presentan sobre la mujer. Al mismo tiempo, estaba trabajando como niñera, y empecé a ver el impacto de los medios en las niñas. Ellas estaban preocupadas por sus cuerpos y sentían que tenían que bajar de peso, aun en edades muy jóvenes. Sentí que estaba viendo la causa y el efecto.

Definitivamente creo que todavía necesitamos el feminismo porque no hemos alcanzado la igualdad entre hombres y mujeres en cualquier país del mundo. El feminismo, para mí, significa simplemente creer que todo el mundo debe ser tratado por igual, independientemente de su sexo.

Tenemos que dejar de culpar a las víctimas cuando sugieren que los ataques tienen algo que ver con su forma de vestir o de comportamiento.

En Colombia es frecuente la inequidad de género y también que las mujeres se sientan avergonzadas, casi culpables. ¿Cuál es la solución?

Creo que el primer paso importante es empezar a hablar de estas cosas públicamente, y distanciar a la víctima de la culpa. Las mujeres nunca deben sentirse avergonzadas por estas experiencias. En cambio, las personas que acosan a las mujeres o las asaltan son las que deberían sentirse avergonzadas. Tenemos que dejar de culpar a las víctimas cuando sugieren que los ataques tienen algo que ver con su forma de vestir o de comportamiento. La víctima nunca tiene la culpa. Cambiar la vergüenza sobre el perpetrador es un primer paso importante, ya que le ayudará a mejorar sus actitudes sociales, ayudará a más víctimas a denunciar y hará que los autores se den cuenta que no pueden actuar con impunidad.

¿Cuál es la historia más impactante que ha recibido en su proyecto?

Es muy impactante que hayamos recibido tantas historias sobre violación y abuso, particularmente dentro de las familias. Una de las cosas más tristes es que tenemos una gran cantidad de historias de mujeres que han sido violadas y creen que es su propia culpa porque la sociedad les ha hecho sentirse culpable por lo que pasó. Pero lo más impactante de todo para mí es el número de historias que recibimos de las chicas jóvenes, con edades comprendidas desde los 6 años, (por ejemplo, ser manoseada por hombres en el bus con su uniforme de la escuela), que muestra que este se inicia desde temprano.

*** Una versión mucho más corta de esta entrevista la publiqué en la revista Fucsia. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s